ENTREVISTA PARA LA REVISTA "ES MADRID NO MADRIZ"



Julián, en otras entrevistas te has definido como un fotógrafo autodidacta ¿cómo te iniciaste en el mundo de la fotografía?

Tenía cinco años, los Reyes Magos de Oriente me regalaron mi primera cámara fotográfica y desde entonces fui cautivado por este apasionante mundo. En aquella época no se realizaban cursos ni talleres, ni siquiera se estudiaba fotografía en la Universidad. Mi aprendizaje fue ir a la biblioteca para ver y leer libros sobre fotografía, aprender de los demás fotógrafos y sobre todo tomar fotografías. Todavía sigo en proceso de aprendizaje.

Gran parte de tu trabajo se podría enmarcar en el reportaje y en la fotografía costumbrista, ¿qué es lo que más te interesa a la hora de realizar una serie fotográfica?.

Contar una historia, la que sea, y que cada espectador la interprete a su manera. No busco una fotografía bonita. Ni siquiera sé hablar de mis fotografías, son ellas las que tienen que hablar.

El blanco y negro, así como la escasa manipulación fotográfica que se adivina en tus trabajos, son algunos de los elementos más impactantes ¿por qué este recurso?

No se necesita nada más para que una fotografía cuente una historia. Utilizo el blanco y negro porque el mensaje es más directo, el color despista.

¿Utilizas solo luz natural?

Siempre. La luz artificial no es honesta, miente.

También se adivina que hay mucho corazón en tus fotografías ¿cómo es el proceso en la preparación de una serie?

Además de corazón, también se necesita cabeza y ojo para fotografiar. No lo digo yo, sino Cartier-Bresson. Además el círculo se debe cerrar, es imprescindible que el espectador vea, piense y sienta.

Las series fotográficas hacen madurar al fotógrafo. En principio es un reto, para después convertirse en investigación, aprovechamiento de conocimientos y también de aprendizaje. Se debe de planificar, calendarizar, movilizar los recursos necesarios, trabajar duro y sobre todo confiar en uno mismo y contarlo a mi manera.

En tu opinión, ¿qué es lo que define tu trabajo?

Lo que soy. Lo que he vivido: visto, leído y sentido.

De los proyectos que has expuesto, hay algunos, como las series fotográficas de Semana Santa, que son realmente espectaculares, háblanos de estos proyectos.

La Semana Santa para la mayoría de fotógrafos, como cualquier evento cultural tradicional, es muy apetecible para ser fotografiado. Las procesiones son como una actriz hollywoodiense pletórica de fotogenia, todos los intereses creativos se han dirigido a plasmar su lado más estético. Yo en cambio intenté captar el otro lado menos pomposo de la celebración, la que no es exhibida al gran público, la que se vive entre columnas, capillas y estancias de las cofradías, entresijos de la ceremonia, incluso delante de una fachada desconchada. Este proyecto se tituló “La Visibilidad de lo Invisible”.

La fotografía callejera es otra de tus especialidades, un género más difícil de lo que parece porque no es fácil el captar momentos y es complicado en ocasiones por las personas a las que se retrata. ¿Cómo te enfrentas a estos retos?

Yo lo llamo en mis talleres “Ingeniería Social”. La psicología, es probablemente la parte más determinante a la hora de fotografiar personas. El respeto y la tranquilidad son las dos claves en la fotografía callejera.

Uno de tus últimos trabajos es un proyecto titulado Igual da, háblanos de este trabajo.

Fue un proyecto para el Festival Mucho Más Mayo de arte en la calle que organiza el Ayuntamiento de Cartagena. Consistió, en un mural fotográfico de 15x2mts situado a pie de calle con retratos a ocho parejas de distintas edades, profesiones y aficiones a las que digitalmente les intercambié las cabezas. El género humano es propenso a juzgar por el aspecto exterior de la persona. Los prejuicios no sólo aparecen por la apariencia personal, sino también por edad, sexo, raza y condición social.

Además de la fotografía, también te dedicas a la docencia ¿no es así? ¿Dónde impartes tus talleres?

Me gusta compartir lo poco que sé, además también se aprende de los alumnos. La docencia siempre es recíproca. He realizado talleres para el Servicio de Empleo y Formación de la Comunidad Autónoma de Murcia, para el programa de Tiempo Alternativo del Ayuntamiento de Cartagena, así como a la mayoría de asociaciones fotográficas de la Región de Murcia.

¿En qué proyecto estás trabajando en este momento?

Trabajo siempre con varios proyectos a la vez, algunos verán la luz y otros no.

¿Tienes prevista alguna exposición para este año que acabamos de comenzar?

De momento no.

Revista completa: ES MADRID NO MADRIZ



Entradas populares de este blog

CELESTINO MARTÍNEZ Y EL GRAN HOTEL

LA PASIÓN SEGÚN CARTAGENA