SEMANA SANTA DE CREVILLENTE, LA ESCAPADA

El pasado Martes Santo me escapé a Crevillente, que me perdonen los Apóstoles de Cartagena. Quería cambiar de aires, fotografiar una semana santa distinta. Hace unos cuantos años ya me comentaron mis amigos Joaquín Giró y Ana Romero las posibilidades fotográficas de la Procesión de Penitencia que recorre las calles de la "Vila vella" alicantina, y no les faltaba razón. Es más sin decirnos nada coincidimos.

Llegamos temprano y entramos a la iglesia de Nuestra Señora de Belén, donde iba a salir la procesión. Un señor, posiblemente dirigente de la Hermandad del Stmo. Cristo de Difuntos y Ánimas que procesionaba esa noche, se presentó y nos dió la bienvenida. Seguro que es un experto en imaginería, además de otras cosas nos contó que en Cartagena tenemos un Cristo idéntico al que procesionan esa noche en Crevillente, es el Cristo crucificado que está en la Iglesia del Carmen, ambos de Mariano Benlliure. Nos dió las gracias por ir a fotografíar la procesión, diciéndonos que para ellos era un orgullo que vinieran fotógrafos de fuera.

Poco a poco iban viniendo los hermanos de la hermandad que iban a procesionar y también otros muchos fotógrafos. Justo antes de salir la procesión, una persona nos dió a todos los fotógrafos una credencial de la Junta de Cofradías.

La procesión comenzó a las 10:30 de la noche, apagan la iglesia y sólo va iluminada con las antorchas que portan los hermanos, dando una estética impresionante. Una vez fuera en la calle, la ciudad se apaga totalmente y la procesión discurre por la ciudad a buen ritmo. A las 12:00 de la noche ya está la procesión recogida.

La sorpresa mayúscula nos la llevamos fue al devolver las credenciales, nos dijeron que nos las llevásemos de recuerdo. Un trato excepcional que no he visto nunca y es que ellos saben que las fotografías son la mejor publicidad que se le puede hacer a una semana santa, cosa que en Cartagena algunos parecen no saber.



Entradas populares de este blog

ENTREVISTA PARA LA REVISTA "ES MADRID NO MADRIZ"

CELESTINO MARTÍNEZ Y EL GRAN HOTEL

LA PASIÓN SEGÚN CARTAGENA